Consejos básicos de Cocina

Consejos básicos de Cocina

Comparte con tu familia el proceso de preparar los platos para los festejos. Aprende nuevos consejos para compartir con toda tu familia y amigos, y atesora recuerdos divertidos con tus hijos mientras aprenden sobre su herencia latina a través del mundo de la cocina y la repostería.

Lee antes de cocinar:

Si es la primera vez que preparas una receta, te ayudara a comprender todos los pasos y a tener ordenadas todas las herramientas, ollas e ingredientes necesarios. De lo contrario, es posible que a la mitad de la receta te des cuenta de que debes tocarle el timbre al vecino para pedirle un ingrediente que no tienes.

Cocina con los mejores ingredientes:

consejos básicos de cocinaTus postres serán tan ricos como los ingredientes que usas para prepararlos. Obtendrás los mejores resultados si solo usas azúcar pura de caña Domino® (¡por supuesto!) y los productos lácteos más frescos, como mantequilla o leche y huevos, así como también frutas y especias frescas.

A temperatura ambiente:

Recuerda dejar que los alimentos refrigerados, como mantequilla, huevos y queso crema, lleguen a la temperatura ambiente antes de comenzar a preparar tus recetas. La temperatura promedio en interiores es normalmente de 68°F a 77°F (20°C a 25°C); modifica estos valores de acuerdo con cualquier condición climática extrema. Una buena idea es sacar esos ingredientes del refrigerador al menos un par de horas antes del horario en que piensas cocinar. Si olvidas sacar los huevos y debes usarlos de inmediato, sumérgelos en un tazón de agua tibia. En el caso de la mantequilla, córtala en trozos y, a temperatura ambiente, se ablandará en unos 15 minutos.

Mide con precisión:

Asegúrate de que tus medidas sean exactas siempre. Usa tazas para medir de plástico o metal para los ingredientes secos y recipientes de vidrio o transparentes para los líquidos. Usa cucharas calibradas para medir ingredientes secos, no utensilios de mesa.

Desmenuza cualquier grumo en la harina o el azúcar en polvo:

consejos básicos de cocinaAntes de verter harina en una taza para medir ingredientes secos, usa un cuchillo para romper cualquier grumo que pueda tener. Luego nivela la cantidad en la taza para medir con un cuchillo para mantequilla. También debes controlar que el azúcar en polvo no tenga grumos antes de verterla en una taza para medir.

Cómo medir bien el azúcar de color café:

Para apisonar bien el azúcar de color café en la taza para medir, a medida que llenes la taza debes presionar el azúcar con una cuchara o con los dedos, y luego quitar el exceso con un cuchillo para mantequilla o con la parte superior de una espátula plana. El azúcar de color café debe conservar su forma cuando voltees la taza.

Mezcla correctamente:

Los ingredientes secos se deben integrar bien entre sí en un tazón antes de mezclarlos con líquidos.

Trabaja con suavidad la masa de pasteles y otras masas hojaldradas:

consejos básicos de cocinaUna vez que añadas líquido a la masa, debes manipularla con suavidad y usar solo un poquito de harina sobre el rodillo o la encimera. Si la amasas en exceso o usas demasiada harina la masa del pastel quedará dura. Para que sea más fácil amasar, deja reposar la masa en el refrigerador unos 30 minutos. Amasa con firmeza y pasa el rodillo la menor cantidad de veces posible.

Tamaño adecuado de olla o molde:

Siempre debes usar una olla o molde del tamaño adecuado según se indique en la receta, para evitar que se queme o se desborde al cocinar. Para calcular el ancho de la olla o molde, mide la parte superior desde un borde interno hasta el otro borde interno.

Cocina siempre con el horno a la temperatura adecuada:

Asegúrate de calentar antes el horno con exactitud. Luego supervisa con atención el termómetro del horno para mantener una temperatura constante. Trata de no abrir la puerta del horno; usa la luz interior para ver cómo está la comida. Si has abierto la puerta del horno, es posible que debas aumentar el tiempo de cocción.

Permite que el aire circule:

consejos básicos de cocinaCuando coloques los moldes en el horno, ubícalos en el medio de la rejilla central para permitir la circulación del aire.

¿Ya está listo?

Para asegurarte de que tu plato esté cocido, inserta con cuidado un palillo para probar pasteles o un palillo de dientes en el medio de la preparación. Ten cuidado de no insertarlo en algún ingrediente húmedo como jalea o mermelada. Tu postre estará listo para disfrutar cuando el palillo salga limpio.

Deja que se enfríe:

El hecho de que ya esté fuera del horno no significa que esté listo. El tiempo de enfriamiento también es clave para el resultado final. Algunas recetas requieren dejar enfriar por completo sobre una rejilla de alambre. Esto es importante porque si dejas lo que cocinaste en el molde, el calor de éste continuará cocinándolo en exceso.